domingo, 7 de agosto de 2011

SÁLVESE QUIEN PUEDA

Casi toda la esperanza es falsa si se para uno a pensar en ello. Significa tener fé en que las cosas saldrán bien cuando todo apunta a lo contrario. ¿Pero qué seria de nosotros sin ella? Es la brújula de la mente y la boya del corazón, aquello a lo que nos aferramos y nos mantiene a flote mientras aguardamos socorro.
Sin esperanza, la vida es un sálvese quien pueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Acontecimiento(s) nuevo(s)